Directorio Nacional ANFDGAC apoya a Base Provincial Osorno en crisis de agua

Comisión Revisora de Cuentas prepara informe para Segundo Consejo de Presidentes
11 julio, 2019
ANFDGAC cumplió 26 años de trayectoria sindical
2 septiembre, 2019
Show all

Directorio Nacional ANFDGAC apoya a Base Provincial Osorno en crisis de agua

Seis días sin agua llevan resistiendo los habitantes de Osorno, debido a la crisis sanitaria que aqueja a esa ciudad desde el jueves 11 de julio, día en el que la empresa ESSAL comenzó con los cortes de agua debido al derramamiento de 1.100 litros de petróleo en la planta Caipulli manejada por la sanitaria.  

Desde entonces quienes ahí residen se han visto enfrentados a una crisis de proporciones que ha trastocado sus vidas y cotidianidad: colegios y panaderías cerradas, comercio sin agua envasada a la venta, adultos mayores imposibilitados de ir hacia los camiones abastecedores, falta de servicios higiénicos básicos, agua que sale marrón, sucia, con partículas y sarro son algunas de las imágenes que se han vuelto habituales en aquella ciudad. 

Este lunes 15 de julio más de mil personas se reunieron en el centro de Osorno, para marchar hasta la Gobernación y manifestar su indignación por el derrame de petróleo. Los carteles levantados por la ciudadanía son claros y enfrentan, directamente, el problema: «el agua es un derecho, no un negocio».  Hasta ahora ESSAL ha tenido que presentar excusas no solo por el derrame de petróleo ocurrido en la planta Caipulli, sino que también por los intermitentes cortes que han sobrevenido por estos días, cuando el problema parecía zanjado.

El gerente general de ESSAL, Gustavo Gómez, dijo a la prensa el miércoles 17 de julio: «Los cortes que se han producido en las últimas horas se basan, principalmente, en un exceso de consumo. Para que tengan el dato, estamos en unos 500 litros por segundo que es un 70% más de lo que suele consumir la ciudad de Osorno en un día, algo relativamente entendible luego de un corte de 6 días. Desde aquí queremos solicitarle a la ciudadanía, de que haya un consumo que intenten medir porque este tipo de consumo actual ha provocado que los estanques se nos hayan vaciado».

Según las últimas informaciones de la empresa ESSAL, el agua sería repuesta el miércoles 17 de julio a las 20 horas y luego se suspendería el servicio de las 22 hasta las 05 de la madrugada del jueves 18.  

ANFDGAC Nacional ayuda a Osorno

Alex Silva, presidente de la Base Provincial Osorno, en contacto telefónico con el Área de Comunicaciones sostiene que hasta ahora el Aeródromo de Cañal Bajo ha seguido su curso normal. No se ha cerrado en ningún momento y pese a todo, las/los funcionarias/os siguen trabajando. El aeropuerto tiene agua potable por sistema de pozos profundos y está fuera del área que suministra ESSAL. De modo que durante este período, el jefe del aeródromo, Máximo Meneses, ha prestado apoyo a las/los funcionarias/os otorgándoles la posibilidad de acceder a agua en aquellas dependencias y al mismo tiempo, utilizar los servicios higiénicos para poder cubrir las necesidades de aseo personal incluso de las/los familiares de quienes ahí trabajan. 

A su vez, la Directiva Nacional ANFDGAC coordinó durante el fin de semana la compra de bidones de agua envasada en Villarrica y su posterior entrega. La Base Provincial Osorno recibió los suministros de agua este martes y los repartió entre las/los afectadas/os:  «En total, con el apoyo de la Nacional logramos ayudar a 29 familias, las cuales recibieron 6 bidones cada una. Y como es un problema humano, hicimos extensivo este beneficio no solo a socios sino a que todas y todos las/los funcionarios que trabajan acá. Dentro de las/los funcionarias/os que aquí participan, hay quienes viven en el campo y tienen agua de pozo, de modo que eso sirvió para que se cedieran los bidones a los demás. Todos están muy agradecidos por este apoyo brindado desde Santiago y la gente se ha apoyado mucho entre sí».  

Comunicado ANEF 

La Asociación Nacional de Funcionarios ANEF solidarizó con los habitantes de Osorno y emitió un comunicado firmado por la Directiva Nacional donde se critica, directamente, a la empresa Essal por imputar la responsabilidad de lo ocurrido a uno de sus trabajadores y no asumir en plenitud las consecuencias de un actuar mercantil que no trepida en maniobrar a la contra de los derechos humanos, mediante una sobreexplotación enajenada de los recursos naturales en pos del enriquecimiento de un grupo privilegiado:     

-«Frente a las declaraciones del Gerente General de Operaciones de ESSAL, Andrés Duarte, que responsabiliza a un trabajador de turno de no cumplir con el protocolo de seguridad, expresamos que son las grandes empresas las responsables de suministrar un bien tan básico y necesario como el agua, y no la de los trabajadores/as, quienes no sólo día a día permiten con su desempeño y esfuerzo abastecer de este bien a los osorninos, sino también el lucro y la ganancia de estos capitales privados. Las responsabilidades técnicas y sociales las deben asumir las sociedades anónimas ante emergencias de esta naturaleza. 
Rechazamos la comunicación engañosa hacia la población anunciando un corte del suministro de 24 horas, para posteriormente indicar que la reparación de la planta que abastece al 60 por ciento de la población de Osorno, podría ser reparada en no menos de 7 días. Nos parecen inaceptables las maniobras dolosas efectuadas con el propósito de ocultar la magnitud del desastre, con propósitos meramente mercantiles.
Una vez más el mercado y la privatización de nuestros recursos y derechos demuestran su incompetencia para lidiar con las necesidades humanas y ciudadanas, al anteponer la ganancia frente a la vida y la salud de las personas. Inaceptables que la falta de procedimientos contamine bienes vitales para la población. Los últimos 40 años han sido escenario de la fuga de derechos y obligaciones propio del rol del Estado que ha sido denostado como ineficaz e ineficiente privilegiándose su mercantilización, tercerización y privatización. Se argumentó que la privatización de las sanitarias, a precios insignificantes, supondría mejor servicio y eficiencia en la gestión, esto no ha sido así, como en general en el ámbito de los servicios básicos privatizados, donde se percibe una falta de sensibilidad con las privaciones que sufren los “clientes” en aras de una clara mercantilización y privilegios empresariales».
 
Lee el comunicado completo de la ANEF, haciendo click acá: 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *