Home » Noticias Nacionales » Jefe Aeródromo de Mocopulli está siendo sumariado al interior de la DGAC por denuncia de acoso laboral

Jefe Aeródromo de Mocopulli está siendo sumariado al interior de la DGAC por denuncia de acoso laboral

enero 12, 2018 11:47 am by: Category: Noticias Nacionales, Noticias Regionales A+ / A-

 

Vanesa Hernández, dirigente de la Base Regional Mocopulli, se integró a la Aeronáutica el año 2014, con el objeto de cumplir labores en el área comercial, apoyando la tarea de finanzas. Lo que no sabía entonces era que al mismo tiempo que ingresaba a trabajar experimentaría violencia institucional, según indica, al ser acosaba laboralmente por el jefe del aeródromo, Osvaldo Contreras.

El acoso laboral obedece en palabras de la Dirección del Trabajo a  ”…todo acto que implique una agresión física por parte del empleador o de uno o más trabajadores, hacia otro u otros dependientes o que sea contraria al derecho que les asiste a estos últimos, así como las molestias o burlas insistentes en su contra, además de la incitación a hacer algo, siempre que todas dichas conductas se practiquen en forma reiterada, cualquiera sea el medio por el cual se someta a los afectados a tales agresiones u hostigamientos y siempre que de ello resulte mengua o descrédito en su honra o fama, o atenten contra su dignidad, ocasionen malos tratos de palabra u obra, o bien, se traduzcan en una amenaza o perjuicio de la situación laboral u oportunidades de empleo de dichos afectados”.

En el caso de Vanesa, las cosas empezaron a ir mal una vez que Osvaldo Contreras le solicitó apenas ingresó a la DGAC que se hiciera cargo del área de registratura, una labor para la cual no había sido contratada. En su calidad de recién llegada, Vanesa se vio obligada a aceptar, lo cual dio pie para el inicio de una sobrecarga laboral desmedida que no fue visualizada por el área de Recursos Humanos de la institución. Dice Vanesa:

 - “El acoso partió porque yo le dije al jefe de unidad que yo me iba  ahacer cargo de esta área siempre y cuando hubiese una resolución de por medio y fue en ese minuto en que el señor Contreras se sintió amenazado de cierta manera en la cual me responde “que, que me creía yo para darle órdenes a él” y si él no me lo está pidiendo, me lo está ordenando. Y fue desde ese minuto en que empezó el maltrato y el acoso hacia mi persona”.

Primero se trató de un tarea extra presentada como un favor, un favor que luego se transformó en una orden y posteriormente en una amenaza. Las funciones que empezó a desempeñar Vanesa no estaban establecidas por contrato y su jefa directa, naturalizando la sobre carga laboral planteada por Contreras, le explicitó a Vanesa que no diera cuenta de esta situación a a las jefaturas de Recursos Humanos a la hora de los balances mensuales para el pago de honorarios.  Esto empezó a generar un malestar y una situación de mucho estrés para Vanesa, lo cual trajo aparejado el maltrato de Contreras, que comenzó a manifestarse en lo incomodo que era para ella relacionarse en ese espacio.

- ”Al principio, Osvaldo Contreras me saludaba bien en las mañanas, posteriormente, yo lo saludaba con beso en la cara después llegó un minuto en que yo, solamente, le decía “buenos días o buenos tardes” y a él le extrañaba que yo no le diera beso en la cara quizás por olvido, porque cuando tu estás sobrecargada laboralmente quedas mirando a la persona y les dices “buenos días” y no te levantas para darle un beso, pero sí cumpliste con decirle buenos días. Entonces esa extrañeza de esa persona le hacía pensar que yo lo hacía adrede”.

Lentamente, Osvaldo Contreras, advertido del malestar de Vanesa por la obligatoriedad de cumplir con labores extra curriculares, comenzó a propiciar un aislamiento social para ella.

- “Ya al final, Osvaldo Contreras no me saludaba cuando le decía “buenos días” él no me contestaba, hablaba con la demás gente, me aislaba, su forma de actuar era esa: él llegaba, yo lo saludaba, él no me saludaba, y la gente que trabaja internamente c0mo encargado de recursos humanos, imitaba lo mismo que él, exactamente lo mismo. Su secretaria igual, tampoco me saludaba, yo pasaba y me hacían la ley del hielo, prácticamente. Mi jefa me hablaba porque teníamos que hablar cosas de la pega”.

Contreras obligó al entorno sobre el cual tenía poder que se volviera cada vez más hostil hacia Vanesa. “Cuando llegó la subrogante de la registratura ella me dijo en una oportunidad que el Señor Contreras le había dicho a ella que hablará conmigo porque yo era conflictiva”.

Además del aislamiento social, Contreras acusó de conflictiva a Vanesa en reiteradas oportunidades, le negó vacaciones y una serie de hechos que la llevaron a descompensarse psicológica y físicamente.

- “El Señor Contreras me acusó de que por mi culpa la secretaria que estaba embarazada en ese minuto si tiraba licencia iba a ser por mi culpa porque yo, supuestamente, realizaba acciones de maltrato hacia su persona. Las vacaciones me fueron negadas. El último episodio el 14 de septiembre tuve una descompensación en mi oficina donde hubo una situación puntual que la verdad ya no la quiero ni mencionar, pero me desvanecí en la oficina. Fanny Bovet me vio mal y solicitó mi traslado y pasó todo lo que pasó posteriormente con las idas a Carabineros y Dirección del Trabajo”.

Actualmente, Vanesa desempeña funciones en Logística, el jefe de la unidad la trasladó después que la Asociación de Funcionarios de dicha localidad, interviniera.

- “No puedo entender que la gente avale este tipo de conductas. No puedo creer que a mi jefa que la vi llorar porque este hombre la maltrataba, que hay testigos de eso, y que ella me diga que sus reacciones son consecuentes al grado y la estampa del caballero. Eso no lo puedo entender”.

Vanesa no puede conversar de todo lo que vivió. Sin embargo, accedió a dar una entrevista para nuestro último informativo radial ANFDGAC en la cual explicitó lo ocurrido. Dicha entrevista, fue realizada por Fanny Bovet, dirigenta de la base Mocopulli, quien vio cómo se desencadenaron los hechos. Actualmente, Osvaldo Contreras está siendo sumariado al interior de la DGAC y Vanesa intenta lidiar con las secuelas que trajo esta situación en su vida cotidiana.

- “Todos saben que yo además soy estilista y después de lo que pasó no podía ni tomar la tijera porque mis manos me temblaban y cuando iba a hablar en público me daba pánico porque no sabía como reaccionar”.

Revisa el audio completo con la entrevsita a Vanesa en el audio adjunto.

 

 

Leave a Comment

scroll to top